Una de las decisiones más importantes al momento de optar por un crédito hipotecario es elegir una tasa de interés fija o variable, en este articulo revisamos las diferencia y cuál más conveniente según la situación.

Las Tasas de interes para creditos hipotecarios en Chile

Para cumplir el sueño de la casa propia la gran mayoría necesita solicitar un crédito hipotecario. Pero antes de contratarlo, se recomienda que el usuario esté lo más informado posible sobre todas las alternativas de financiamiento que existen en el mercado.

¿Tasa fija o variable? ¿15, 20 o 30 años plazo? Estas son algunas de las dudas que el consumidor debe resolver con toda la información disponible. Para ello, es imperativo cotizar en varias entidades financieras.

En este proceso, el usuario no debe guiarse solo por la tasa de interés más baja, ya que los seguros y otros gastos -como por ejemplo, estudio de títulos, redacción de escritura e inscripción en el Conservador de Bienes Raíces-, también influyen en el dividendo final.

Asimismo, la institución que ofrezca la tasa de interes mas baja para credito hipotecario no necesariamente es la más conveniente. También hay que fijarse cuando la entidad financiera ofrece una tasa mixta, que significa ? es en la cual el interés es fijo durante el primer período y después variable, lo que implica que el dividendo varíe en el transcurso del crédito. El lapso en que se mantiene la tasa fija queda estipulado previamente por el banco, aunque generalmente son los primero cinco años.

Que conviene mas tasa fija o variable

Con respecto a las tasas variables, los bancos ofrecen créditos cuyo costo cambia todos los años o se mantiene fijo por un período de tiempo para luego ajustarse a un precio de mercado. También, hay otros que parten con una tasa de interés base y no pueden superar cierto máximo.

Según expertos, a las personas jóvenes, que recién ingresan a trabajar y esperan que sus ingresos vayan aumentando les conviene tomar una tasa variable. Porque como el monto de los créditos se determina según la renta del solicitante, si éste tiene un sueldo que con una tasa baja califica para un crédito, cuando ésta suba necesitará más recursos para pagar.

Debido a que las personas a lo largo del préstamo pueden cambiarse a una tasa fija, expertos recomiendan pasarse a tasa fija si las expectativas de sueldo son estables o si queda poco para terminar de pagar el préstamo y piensa que las tasas pueden subir. También si uno está recién empezando a pagar y quiere aprovechar las tasas bajas por un período.

Pero hay que estar atento en la fecha en que uno se quiere cambiar, ya que no es en todos los periodos del préstamo.

Diferencia entre tasa fija y variable

La tasa variable es para los créditos sobre cierta UF. Hay que tener claro que, mientras más alto es el crédito, más baja es la tasa, y mientras más corto es el plazo más ventajas hay para el crédito.

Cuando se elige la tasa variable hay que fijarse en cuál es el plazo máximo que le aseguran, cuáles son los márgenes que puede tener la banda, cuáles van a ser las condiciones al momento de renegociar. Ya que, una persona que tome un crédito con tasa variable, si no tiene conocimiento financiero, debiera hacerse asesorar por alguien.

Todo depende de la extensión del crédito, porque si se esta tomando un crédito a 20 ó 15 años y la tasa de interés es baja es mejor tasa fija, y en cambio se es uno a 8 años probablemente no.

En general, las tasas de interés fijas, le conviene a las personas que están menos informadas del día a día del mercado financiero, y las que no tienen la capacidad rápida de cambiarse de un sistema a otro.

La recomendación es siempre comparar lo que ofrecen las distintas instituciones financieras. Asimismo, cuando se lanzan «ofertones» de créditos hipotecarios con tasas más baja de lo normal, es aconsejable que el usuario revise la vigencia de la oferta y el período que durará dicha tasa, así como el total de los costos del crédito y todas las condiciones del contrato.

Realiza simulaciones

Le recomendamos que realice simulaciones que le permitan visualizar el importe del dividendo que pagará a lo largo del periodo de crédito. Resulta fundamental fijarse no solamente en el tipo de interés, sino también lo que será el dividendo final por el mismo plazo en años. Al comparar, lo más adecuado es utilizar el Coste Anual Equivalente (CAE) y el Coste Total del Crédito (CTC).

Hay que tener en cuenta que los valores indicados en las simulaciones son referentes y que pueden variar en función de la cuantía del pie. Por otra parte, se debe tener en cuenta que al momento de contratar un crédito hipotecario se incurrirá en los siguientes gastos operativos: tasación, estudio de títulos, notario, impuesto de mutuo e inscripción en el Registro de la Propiedad.

A la hora de contratar un préstamo hipotecario es bueno informarse de otras condiciones bajo las que se concede, como por ejemplo: a cuánto asciende la financiación máxima, si se permite empezar a pagar a los pocos meses de concederse, si se pueden optar por meses de no pago en el año o cuánto es la comisión de prepago.

Recuerda que para pedir un préstamo hipotecario no es necesario contratar otros productos, a no ser que los solicites o que los aceptes voluntariamente.